¡Bésales mucho Kenia!

Ese  fue su mensaje, no solo para mí sino para tod@s aquellos que comparten la vida con niñ@s.

Y sí fue en el momento de ir a la charla de Carlos Gonzalez, un pediatra reconocido, pero interesante a la vez por las guías que ha escrito sobre criar a los hijos con amor cuando me dije que este sería el primer post sobre un tema.

Todo parte de mi experiencia.

Tan solo lo escuchaba y decía a mí misma:…pero si eso ya lo sabía por mi intuición de madre… sencillo como el hecho de criar a nuestros hij@s, ya lo sabemos todo, pero nos olvidamos en el camino, nos olvidamos porque actualmente hay diversos factores (tecnológicos, económicos, políticos, ambientales, culturales…) que intervienen en nuestra vida y crianza y antes, antes en la vida de nuestros abuelos y desde mucho antes, los factores primordiales eran la naturaleza y tú y tu hij@, la supervivencia del ser humano, sin más.

Espacio y momento: …me encuentro escribiendo frente a la computadora y mi hija Luena tratando de peinarme el cabello con un juguete-forma de cocodrilo y según ella es una secadora para el cabello. =)

Lo que quedó plasmado  de la charla:

*…los límites ya los hemos puesto. Todos los hemos puesto.

*Se pasa el día obedeciendo. Sí, nuestros niñ@s?

*Nadie nos enseñó a mandar todo el tiempo nos enseñaron a obedecer. (Déjate me dice Luena).

*El niño no intenta mandar. Si hace berrinche, no intenta mandar. No está haciendo un golpe de estado. No sabe hacerlo mejor, si supiera hacerlo lo haría mejor. Te lo hago  con cariño (el peinado) me dice Luena.

*Dile a tus hijos que lloren por una multa. Tú por qué lloras? Cuál es el motivo por el que llorarías?

*Obediencia absoluta es imposible.

*Los premios no funcionan. Les hace dudar de sí mismo. Funciona el premio no prometido. Darle cosas buenas porque las necesita mi hijo.

*Ver que lo haces por amor es mucho más fácil. Castigos no ayudan, no mejoran la conducta.

*Puedo decir lo bien que lo disfrutamos cuando eras pequeñ@. No pegar.

*Lo tomo de brazos y deja de llorar.

*No sabemos el futuro, vivamos el presente, hoy.

*Enséñale lo que quieres que haga a los demás. Paciencia, esta etapa va pasando, lo de “va pasando”, lo dice Kenia o sea yo, reafirmo desde mi experiencia.

*Si tu hijo llora es porque te necesita. Si lloran, consolarles, estar con ell@s.

Fin de la charla, fin de lo plasmado.

Y es cuando digo:  y yooooo? (Tema para otro post jejejejjeje) Si tú, madre, padre, cuidador primario estás y estás bien, entonces puedes… Por ahora permanece con el inicio de este post ¡Bésales mucho! Se lo merecen hoy. Lo demás es lo de menos dentro de. Y por ahora me encuentro terminando de leer el libro de nombre justamente Bésame Mucho, Carlos González. Ya les iré compartiendo algunas frases del autor  por Instagram. Hasta otra!!

Comenta con Facebook